No debe retrasarse más la aprobación del Convenio 189 de la OIT: Angélica de la Peña


Angélica

Intervención de la senadora Angélica de la Peña, durante la presentación del libro ““Hacer visible lo invisible. Formalización del trabajo del hogar remunerado en México: Una propuesta de política pública”.

 

 

Angélica de la Peña Gómez, (ADLPG):Que bueno que tenemos este libro acá.

 

Cuando nosotros llegamos al Senado de la República, los primeros meses, del primer período del primer año, en 2012, uno de los puntos de acuerdo que propusimos fue solicitarle al Ejecutivo que nos mandara el Convenio 189 de la OIT, estaba recién aprobado en la Asamblea de la OIT.

 

Y por supuesto, comenzamos esta ruta de exigibilidad, de excitar como es el ´termino legislativo, al Ejecutivo federal, que es el encargado de enviarnos los tratados internacionales al Senado de la República para que en términos de la Constitución podamos aprobarlos, en términos 76 de la constitución el Senado de la República los pueda aprobar. Hemos insistido año con año que se nos envíe el 189 y vamos a seguir insistiendo.

 

Yo recuerdo muy bien un evento hace algún tiempo, Marcelina se ha de acordar perfectamente bien cómo ese gran evento que se hizo con el Secretario de Gobernación, ¿te acuerdas Marcelina, donde tu hiciste que se pusiera el guante verde? Y entonces él salió diciendo, el Secretario de Gobernación, Miguel ángel Osorio Chong, me comprometo con ustedes a impulsar los derechos laborales, que pasan, evidentemente, por cumplir nuestros compromisos internacionales, en este caso, con el 189 de la OIT.

 

Pero el Secretario de Gobernación, que seguramente alguien le va a decir que estamos hablando de él, se encontró con un gran muro, con una gran muralla, que se llama Instituto Mexicano del Seguro Social; sabemos que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social no tiene problemas respecto a que México apruebe el 189, ¿dónde está el problema? Está en el IMSS.

 

Yo creo que el IMSS, efectivamente estos dos millones, la inmensa mayoría mujeres, que por cierto a nivel internacional, como lo dice Martha en su estudio, el 4 por ciento del Producto Interno Bruto proviene del trabajo en el hogar, estamos hablando de un trabajo muy importante que no está debidamente reconocido como tiene que ser y que cuando el Secretario de Gobernación dijo yo lo apoyo, yo me fui con la idea de que había voluntad política para aprobar el 189, pues estás hablando ni más ni menos que del Secretario de Gobernación, se puso el guante verde, ¿no?

 

Y entonces el Seguro social le dijo pues no se puede, porque seguramente pensaba que estos dos millones de trabajadoras del hogar, la mayoría mujeres, la inmensa mayoría mujeres, al otro día iban a estar exigiendo ser reconocidas por el IMSS, perdón, eso es no conocer el problema que se enfrenta en todo el mundo de altísima discriminación de uno de los grupos que siguen siendo identificados desde la sociología como grupos en situación de vulnerabilidad, quienes realizan el trabajo más irreconocible o como dice el libro de Martha, más invisible, que por estarlo, oculta, mete debajo del tapete, debajo del mueble, atrás de la puerta, lo oculta donde puede, que es la altísima discriminación que se sobrevive día a día de quienes realizan este tipo de quehaceres, de trabajo.

 

Por lo tanto, necesitamos decirle otra vez a partir de este foro, y ese es el cometido de –por cierto no lo oculto- de presentar este libro.

 

Decirle al Presidente de la República que tiene que enviarnos el 189 para empezar, a partir de su aprobación en el Senado de la República, empezar con transitar en la ruta de los derechos plenos laborales de quienes realizan este trabajo.

 

No va a bastar cambiar, revisar y reformar la Ley Federal del Trabajo para que vaya armonizada al 189, no va a bastar que ya tengan las oficinas y puedan facilitar que efectivamente se proceda al registro de trabajadoras del hogar; no va a bastar que Infonavit también tenga los formatos, etcétera, etcétera. No va a bastar con eso.

 

¿Saben cuál es el principal problema que vamos a enfrentar? Es el de la discriminación, el clasismo. La actitud peyorativa que todavía se sigue oyendo todos los días de amigas, familiares, colegas, que siguen denostando el trabajo de las trabajadoras del hogar.

 

Y eso significa un trabajo más hecho, más metodológicamente articulado y ahí Conapred juega un papel muy importante y trascendental para hacer lo que están haciendo en otros países.

 

Yo conozco la campaña, por ejemplo, de Uruguay y te están recordando en la calle que no debes discriminar, no debes usar términos peyorativos cuando te refieras a trabajadoras del hogar.

 

Está ahí una campaña permanente debidamente diseñada para sensibilizar –esa palabra no me gusta-, pero sobre todo para orientar que hay un compromiso que no se puede seguir omitiendo, que es el reconocer los derechos laborales de quienes están trabajando en nuestros hogares.

 

Y me parece que la contribución a esta lucha por parte de Conapred, ahora con Alejandra Hass, con la participación del instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, de las distintas universidades que hacen posible que hoy podamos tener este libro, yo les invito a que lo lean.

 

Van a ver, como efectivamente aquí se ha dicho, un trabajo metodológico que hace un análisis de cómo es el proceso, los datos estadísticos, etcétera, etcétera.

 

Y termino diciendo, las conclusiones de su libro empiezan con una frase que la voy a leer: “El trabajo del hogar remunerado es un sector que se caracteriza en todo el mundo por sufrir un alto grado de dispersión en los hogares, fenómeno que obstaculiza la visibilidad de sus problemas y la organización de las personas que se dedican a esa actividad”.

 

También, ese es el otro obstáculo que se enfrenta, de ahí que es muy importante el trabajo que ha venido realizando Marcelina Bautista y todas sus compañeras para evitar lo que aquí, en estas condiciones está diciendo Martha en su libro.

 

Y en ese sentido han hecho mucho trabajo todas ellas –Marcelina y sus compañeras- para evitar esta dispersión que contribuye a la invisibilidad de este grandísimo problema discriminatorio que México ya no puede seguir aceptando.

 

Y todas y todos ustedes que están aquí son nuestros aliados, lo somos de quienes están luchando por sus derechos laborales.

 

Muchas gracias a todos ustedes por su participación.

 

 

-o0o-