El responsable de que los niños y las niñas no tengan la salvaguarda de sus derechos humanos es el Ejecutivo Federal: Fidel Demédicis


Demédicis

Intervención en tribuna del senador Fidel Demédicis Hidalgo, del Grupo Parlamentario del PRD, para manifestarse a favor del dictamen con punto de acuerdo por el que se exhorta al Ejecutivo a fortalecer las políticas públicas para proteger a los niños víctimas de explotación laboral y erradicar el trabajo infantil.

 

Fidel Demédicis Hidalgo, (FDH): Con su venia, compañero Presidente.

 

Compañeros Senadores, compañeras Senadoras:

 

Hemos sido insistentes en que los exhortos que hacemos es necesario que les demos el seguimiento respectivo, ya que si no lo hacemos los mismos quedan como simples llamadas a misa.

 

Un solo exhorto de este Senado no tiene una razón de ser, es decir, hay la suficiente motivación y el suficiente fundamento para que a quien se lo dirigimos atienda con carácter de urgente el exhorto, y no lo vea simplemente como una lamentación del Senado mexicano.

 

En esta ocasión estamos exhortando directamente al ciudadano Presidente de la República a que garantice el efectivo cumplimiento de los derechos previstos a favor de los niños y las niñas víctimas de la explotación laboral, y a fortalecer las acciones que permitan erradicar el trabajo infantil.

 

Todos en este Senado de la República pegamos el grito en el cielo cuando se denunciaron los hechos de San Quintín, y se decía que en San Quintín era una explotación inhumana, no sólo de los adultos, sino de una cantidad importantísima de menores.

 

En aquella ocasión también señalamos que la Secretaría del Trabajo no estaba haciendo la labor que le tiene encomendada la sociedad, y de manera particular lo que le encomienda el ciudadano Presidente de la República, que está plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo: “vigilar que los niños, las niñas y los adolescentes de este país tengan garantizados sus derechos fundamentales”.

 

Y, entonces, cuando nos vemos frente a un panorama de un exhorto como éste, pues sí tenemos que hacer eco todos los Senadores de la República, porque basta caminar por la geografía nacional donde siembran caña, por ejemplo, cuando es el tiempo de la cosecha, un porcentaje altísimo de los cortadores de caña son infantes desde los 4 hasta los 17 años.

 

¿Y qué hace la Secretaría del Trabajo para prevenir esto?

 

Basta que caminemos a lo largo y ancho de la geografía nacional y vayamos a las plantaciones agrícolas, jitomate, tomate verde, pepino, ejote, arroz, etcétera, etcétera, etcétera, y vamos a ver que las imágenes del trabajo infantil son cotidianas en todos esos lugares.

 

En el Senado de la República, como bien lo dijo  el anterior orador, hemos hecho el trabajo, y lo hemos hecho, ya que hemos reformado el artículo 123 de la Constitución General de la República, para elevar de 14 a 15 años la edad mínima para trabajar.

 

Hemos reformado la Ley Federal del Trabajo, para elevar de 14 a 15 años la edad mínima para trabajar.

 

En el ámbito internacional, hemos ratificado el convenio 1982 sobre las peores formas de trabajo infantil del 30 de junio del 2000.

 

Se ratificó el Convenio 138  de la OIT el 10 de junio del 2015, para que entrara en vigor en junio próximo.

 

Es decir,  por nosotros no ha quedado, y lo tenemos que decir fuerte,  el responsable de que los niños y las niñas no tengan la salvaguarda de sus derechos humanos es el Ejecutivo Federal.

 

Por eso este exhorto no puede ser uno más, le tenemos que dar seguimiento para que se respete lo que hemos plasmado  en la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Ahí hemos dicho que los niños de México tienen derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo.

 

Hemos dicho que el derecho a la igualdad sustantiva se les debe de garantizar a los niños, niñas y adolescentes, que estos mismos deben de tener el derecho a no ser discriminados, a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral, tienen derecho a una vida libre de violencia y a la integridad personal, el derecho a la protección de la salud y de la seguridad social, el derecho a la educación, el derecho al descanso y al esparcimiento.

 

Pero sinceramente compañeros Senadores y compañeras Senadoras,  mientras no  fortalezcamos cada una de estas leyes con un presupuesto concreto, difícilmente estos derechos van a ser garantizados a nuestros niños y mientras no les garanticemos presupuesto, nuestros niños sólo tienen una opción, ganarse la vida como puedan. Esa es su opción o si no, la otra, destinarlos a que se mueran de hambre.

 

Estamos preocupados. Y desde aquí le hacemos un exhorto a la Cámara de Diputados para que reflexiones,  porque los más perjudicados van a ser los niños, las niñas y los adolescentes de este país y, sobre todo, en las zonas rurales si los recortes presupuestales que se han anunciado se ejecutan, a la Sagarpa le recortan 5 mil 281 millones de pesos, en seis de sus nueve programas prioritarios.

 

Más pobreza al campo mexicano y, en consecuencia, los que hoy están en la pobreza patrimonial, pasarán a la pobreza alimentaria, y los que están en la pobreza alimentaria pasarán a morirse de desnutrición.

 

A la Secretaría de Educación Pública, aquí nos vienen a decir, seguramente ahora que venga el ciudadano Secretario de Educación, en la glosa nos verá decir números alegres, pero el recorte presupuestal es preocupante.

 

En la Secretaría de Educación Pública se perjudica a cinco de los 15 programas prioritarios.

 

El Programa  de Inclusión y Equidad Educativa, imagínense, el Programa  de Inclusión y Equidad educativa se le ajusta el 27.9%.  Al fortalecimiento de la calidad educativa, cuando exigen calidad de la educación el 5%. A las escuelas de tiempo completo el 4.5%. A la investigación científica  y desarrollo tecnológico el 1.7%.

 

La otra área prioritaria a la salud, siete de 13 programas prioritarios son perjudicados.

 

Vacunación, se le reduce el 39.8%. Imagínense, a la atención a la salud el 2.7. Al control de sobrepeso, obesidad y diabetes el 21%. Cuando aquí  hemos señalado que no podemos abandonar a su suerte a los infantes, somos el primer lugar en el mundo en obesidad infantil, y lejos de impulsar la prevención de la misma a través de las buenas costumbres para la alimentación.

 

Ya concluyo, Presidente.

 

¿Qué es lo que se hace?

 

Reducir en el 21% el control de sobrepeso y obesidad y diabetes. Imagínense, compañeros Senadores, Senadoras.

 

Alcemos no la voz. De la manera que quieran vamos a rogarles a los Diputados que estos recortes criminales no los apliquen porque vamos a perjudicar a los más vulnerables de México, que son los niños.

 

Este exhorto plantea que generemos condiciones para que se cumplan sus derechos, y haciendo recortes a las áreas prioritarias eso es prácticamente imposible.

 

Porque los niños, las niñas y los adolescentes de México no se vean perjudicados le exijo al Senado mexicano que con sus pares les pidamos que, estos recortes que van hacer que mucha gente se muera o que entre en condiciones de vulnerabilidad, no se apliquen.

 

Por su atención, muchas gracias.

 

Felicidades a quien hizo el exhorto.

 

0-0-0