En vilo por falta de presupuesto / Revista Siempre


Angélica

La libertad de expresión es unos de los derechos humanos más importantes a partir deL siglo pasado, contemplado en los artículos 6 y 7 de nuestra Constitución, y además surge en diversos instrumentos internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1945, entre otros instrumentos, los cuales constituyen un requisito sine qua non para la construcción y fortalecimiento de sociedades democráticas y del conocimiento.

A pesar de lo anterior, y a la relevancia y trascendencia social de la labor que desempeñan las mujeres periodistas, su actividad ha sido sistemáticamente obstaculizada por medios diversos, que no solamente es la censura, directa o indirecta, o la estigmatización o el descrédito de su labor a través de plataformas digitales, colocando a las comunicadoras en una situación de gran vulnerabilidad precisamente por su condición de género.

Según datos de la campaña Mujeres Periodistas: el poder de sus voces, de CIMAC, cada cuatro días una mujer periodista es violentada en el ejercicio de su profesión; entre los años 2002 a 2016, esta organización documentó 412 casos de violencia contra mujeres periodistas, entre los que se registran 17 casos de feminicidios.

El informe de la situación de los derechos humanos en México de la Corte Interamericana de Derechos Humanos apunta que en la ultima década México se ha convertido, por desgracia, en uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo; la Corte ha visto con preocupación el aumento acelerado de las agresiones de distinto tipo y homicidios de periodistas y comunicadores en México.

Esta Relatoría ha recopilado información sobre las particularidades que tiene la violencia contra mujeres periodistas; en ese sentido durante la visita realizada por la Corte Interamericana a nuestro país recibió testimonios de organizaciones de la sociedad civil que han hecho esfuerzos importantes para documentar y sensibilizar la situación de las mujeres periodistas.

Desde su entrada en vigor, el Mecanismo de Protección de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos en 2012 ha enfrentado problemas que poco a poco han sido resueltos, algunos de manera eficiente, otros siguen estando pendientes;  hoy uno de ellos es verdaderamente preocupante y grave: la falta de presupuesto.

Se ha informado que los recursos presupuestales cubrirán las necesidades del Mecanismo hasta el mes de septiembre, lo que impedirá que quienes están siendo hoy protegidos por este mecanismo, hombres y mujeres, en los últimos tres meses de este año simplemente estarán indefensos.

Es inaudito que un ente a cargo de la Secretaría de Gobernación deje de funcionar por falta de recursos; es inaceptable que la vida de mujeres y hombres periodistas y defensores de derechos humanos corra riesgos por un presupuesto insuficiente; es una tragedia que el goce del derecho a la libertad de expresión dependa de monedas.

Es urgente que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público realice las adecuaciones presupuestales necesarias a fin de garantizar durante los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2017, la operación del Fideicomiso y la implementación de las medidas de protección otorgadas a las y los beneficiarios de las medidas de protección del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

@angelicadelap

Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República