Nombramiento de Paloma Merodio en la Junta de Gobierno del Inegi, pone en riesgo la autonomía del organismo: Dolores Padierna


Padierna

Intervención en tribuna de la senadora Dolores Padierna Luna, coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD, para fijar posicionamiento respecto de la ratificación de la ciudadana Paloma Merodio Gómez, como miembro de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

 

Dolores Padierna Luna (DPL): Con su venia presidente.

 

El pasado 31 de diciembre, concluyó el periodo como miembro de la Junta de Gobierno del Inegi el ciudadano Félix Vélez Fernández Varela y para sustituirlo, el presidente Peña Nieto propuso al Senado de la República la ratificación del nombramiento de la C. Paloma Me-rodio Gómez.

 

La propuesta no fue bien recibida por importantes organizaciones de la sociedad civil que ya se mencionaron asimismo, se han manifestado en contra un gran número de distinguidos académicos e investigadores, hombres y mujeres.

 

Tomando en cuenta los argumentos de la sociedad civil y apoyados en el criterio propio, las y los senadores del PRD nos manifestamos en contra de esta propuesta.

 

Hasta hoy, el debate se ha centrado en que Paloma Merodio no cumple con los requisitos que establece la Ley del Sistema Nacional de Estadística y Geografía.

 

En el seno de las comisiones unidas de Gobernación y Población y Desarrollo ha habido un amplio debate sobre si Paloma Merodio cumple o no con los requisitos para ocupar el cargo, a partir de interpretaciones   y de si es una profesional distinguida –que lo menciona la ley- y si ha ocupado algún cargo de alto nivel por lo menos durante 5 años, como lo señala la ley.

 

Para un análisis más objetivo, habría que tomar en cuenta que el o la nueva vicepresidenta del INEGI reemplazará a Félix Vélez Fernández Varela, que es Doctor en Políticas Públicas por la Universidad de Princeton.

 

La ciudadana Merodio es Maestra en Educación Pública en Desarrollo Internacional por la Universidad de Harvard, ya se dijo en qué condiciones.

 

Entre 2002 y 2012, el ciudadano Vélez ocupó importes cargos en el sector público, fue director general de política y planeación agraria en la Secretaría de la Reforma Agraria; subsecretario de Prospectiva, Planeación y Evaluación de la Secretaría de Desarrollo Social; Secretario General del Consejo Nacional de Población.

 

El cargo máximo de la ciudadana Merodio fue el de Directora General de Evaluación y Monitores de Políticas Sociales en la Secretaría de Desarrollo Social durante escasos 5 meses.

 

En el ámbito académico el ciudadano Félix Vélez ha sido director de la Maestría en Políticas Públicas del ITAM, ha dirigido más de 50 tesis de licenciatura y maestría y es autor de varias publicaciones.

 

La C. Merodio sólo ha sido profesora del ITAM, ya también se dijo en qué condiciones- y no acredita haber dirigido tesis ni ser autora de publicación alguna.

 

El ciudadano Vélez es miembro activo de la Sociedad Mexicana de Demografía. La ciudadana Merodio no ha acreditados ser miembro de algún sociedad o colegio de prestigio nacional.

 

Pero, independientemente del cumplimiento formal de requisitos, los méritos académicos, profesionales y académicos de la ciudadana Merodio están muy por debajo del funcionario que pretende sustituir, lo que a todas luces significará un retroceso en la calidad de los miembros de la Junta de Gobierno, que se dijo cuando se aprobó la ley, que los siguientes habría que esperar a nuevos integrantes y que tengan por lo menos las credenciales similares a los que se remplaza, sobre todo porque existen personas con perfiles equivalentes al que se va o superiores en otras mujeres.

 

Es importante tomar en consideración que la vicepresidencia vacante es la encargada de la información demográfica y social, temas en los que el Inegi tiene importantes retos, dentro de los que destaca, de manera muy especial, la medición del ingreso y su distribución entre la población.

 

Estos temas han estado a debate durante ya mucho tiempo e incluso ha ocasionado controversias entre el Inegi y el Coneval.

 

En su comparecencia ante las comisiones unidas del Senado, se abordó este tema y las respuestas de la ciudadana Paloma Merodio sólo incluyeron muy genéricas y ya han sido expresadas con mayor claridad y profundidad por diversos especialistas, por lo que ni de su experiencia ni de sus intervenciones puede asegurar que domina el tema y mucho menos que tenga ideas concretas para abordarlo de manera eficaz como vicepresidenta del Inegi.

 

Otro aspecto que debe tomarse en consideración para la designación de los miembros de la Junta de Gobierno es el de la autonomía que necesariamente debe tener el Inegi para producir información lo más veraz posible, evitando sesgos derivados de presiones externas para tratar de mostrar una realidad que en realidad no existe.

 

Por ello, en el pasado reciente, se han tomado medidas para evitar que los encargados de ciertos aspectos no sean los mismos que produzcan la información necesaria para evaluar los resultados de la gestión; es decir que no sean juez y parte.

 

La autonomía es particularmente relevante para el caso de la medición de las condiciones socioeconómicas de la población, aspecto que corresponde a la vicepresidencia vacante.

 

En buena medida las condiciones socioeconómicas reales son la base del diseño y aplicación de políticas públicas y programas a cargo del Gobierno Federal, dentro del cual tiene un papel relevante la Sedesol, en donde trabajó la ciudadana Merodio.

 

En este aspecto, el esquema institucional está bien definido, el Gobierno Federal, a este gobierno, le corresponde el diseño y aplicación de políticas y programas; al Inegi le compete producir información útil y certera sobre las condiciones socioeconómicas de la población y al Coneval le corresponde evaluar la eficacia y eficiencia de los programas sociales.

 

Para que estas dos instituciones puedan cumplir adecuadamente sus obligaciones, deben contar con total autonomía y evitar limitar sus facultades por presiones externas.

 

La autonomía del INEGI sólo puede asegurarse a partir de la designación de los miembros de la Junta de Gobierno que demuestren fehacientemente que han actuado con autonomía en los cargos que han ocupado, lo que no es el caso de la licenciada Merodio, ya que no hay ningún elemento en su trayectoria que lo demuestre y si persisten dudas acerca de su vinculación con autoridades responsables de las políticas sociales, en especial con la Sedesol.

 

En conclusión, independientemente de que se pueda de manera forzada acreditar o mentir sobre si cumple los requisitos que marca la ley, la ciudadana Merodio no es idónea para ocupar el importante cargo al que está propuesta.

 

Y por ello, el voto debe ser en contra y solicitamos al Ejecutivo envié a la brevedad una nueva propuesta, hay mujeres académicas, hay mujeres destacadas que pueden ser independientes y cubrir perfectamente el nivel de vicepresidencia en el Inegi.

 

Gracias

 

0-0-0