Exige Angélica de la Peña que Cámara de Diputados destrabe en periodo extraordinario las reformas en materia de violencia política de género


Angélica

Conferencia de prensa ofrecida por la senadora Angélica de la Peña Gómez, del Grupo Parlamentario del PRD, para solicitar que la violencia política de género sea abordada en un periodo extraordinario.

Angélica de la Peña Gómez (APG): Buenos días a todas y a todos.

 

Es importante señalar que tenemos una preocupación, no solamente quienes estuvimos legislando en la revisión de 5 leyes para configurar la violencia política contra las mujeres como una modalidad de violencia de género; hay una situación muy grave en el país, particularmente en los estados donde hay elecciones, que la falta de un marco jurídico que permita fincar responsabilidades a quienes están perpetrando distintas formas de violencia contra las mujeres, tanto en las contiendas políticas como cuando asumen responsabilidades o cuando forman parte de instancias de poder o de decisión, en donde las mujeres se ven afectadas en sus derechos.

 

Sabemos muy bien que este proceso para lograr que las mujeres estén en los espacios de poder, como es su derecho de manera paritaria, ha llevado al país a transformar también la integración de las candidaturas, de los encargos públicos, de las contiendas electorales, de los espacios de poder.

 

Pero la presencia de las mujeres en estos espacio ha tenido como reacción el que haya manifestación de distintas formas de violencia que están inscritas en la modalidad de violencia política contra las mujeres.

 

Cuando veíamos que en Bolivia, primer país en el continente que legislaba en la configuración de este delito de la violencia política de las mujeres, en México veíamos que era algo muy lejano que pudiera estar viviéndose acá.

 

Hoy, como ustedes saben, a partir de las circunstancias que hemos tenido que enfrentar particularmente en los espacios de contienda a nivel local, particularmente en los ámbitos de las entidades federativas, llevó al Senado de la República en el 2012 a trabajar en distintas reformas en esa materia.

 

Las dificultades que hemos enfrentado durante todo este tiempo, de intentos de reformas que se aprueban, se mandan a Cámara, se detienen, etcétera; nos lleva también a inscribir nuevamente esta materia ya en el marco de la reforma electoral de 2014.

 

Ya con esta nueva estructura político-electoral, a partir de la inscripción y transición del IFE al Instituto Nacional Electoral, del diseño de distintas leyes generales, la presencia en el marco jurídico de manera trascendental de la Ley General de Partidos Políticos, etcétera.

 

Todo esto se da en un contexto en donde era necesario tomar las decisiones legislativas necesarias para que la violencia política contra las mujeres quedara inscrita en este nuevo marco jurídico, insisto, a partir del diseño estructural en materia político electoral de 2014.

 

Por desgracias, y después de mucho tiempo de trabajar en el Senado de la República, senadoras de distintos partidos políticos logramos finalmente remontar las dificultades que tuvimos desde diferentes ámbitos que impedían que nosotras llegáramos a acuerdos importantes en cómo teníamos que lograr en los consensos hacia la reforma, insisto de 5 leyes generales, finalmente logramos un consenso, aprobamos este decreto en el Senado de la República, se manda a la Cámara de Diputados como minuta y en la Cámara de Diputados –curiosamente, y de eso trata el punto de acuerdo que estamos presentando en la Permanente- curiosamente en la Cámara de Diputados detienen de manera alevosa, aún inexplicable, la minuta que les enviamos. Con toda la intención.

 

Por eso insisto, en la calificación de alevosa, incomprensible, porque no entendemos, podemos suponer muchas cosas, pero hemos tenido –a pesar de que lo hemos pedido- una explicación de por qué en la Comisión de Igualdad en la Cámara de Diputados detuvieron el dictamen de violencia política contra las mujeres que reforma 5 leyes generales y que tenían que, además, no detenerla, porque los resultados de esa actitud alevosa nos está llevando a que efectivamente en el proceso de 2018 no tengan, estos 5 ordenamientos, configurada la violencia política contra las mujeres.

 

Nos parece muy grave, porque no solamente afecta el trabajo que nosotros  realizamos buscando los consensos para que pudiéramos lograr este dictamen que nos llevó mucho tiempo discutirlo, sino porque afecta los derechos políticos y los derechos civiles de las mujeres que van a contender en el ámbito local y en el ámbito federal.

 

Como ustedes saben, el Artículo 105 de la Constitución señala con toda precisión que tiene que existir un marco, prácticamente inamovible, en 90 días antes de que inicie el proceso electoral; de tal manera que hemos estado pidiéndole a la Cámara de Diputados, antes de que terminara el periodo ordinario de sesiones, compromisos particularmente del Partido Revolucionario Institucional a cuyo grupo pertenece la presidenta de la Comisión de igualdad en la Cámara de Diputados y que inexplicablemente no ha asumido la responsabilidad para decir por qué detuvo este dictamen.

 

Obviamente lo que pensamos es que hay un doble juego por parte del PRI, pues lo que aquí impulsa, aquí acuerda, aquí encabeza junto con todas nosotras, el que tengamos en la legislación configurada la violencia política y allá lo detiene la presidenta de la Comisión de Igualdad.

 

Nos parece verdaderamente inadmisible y como ustedes comprenderán el enojo que muestro en esta intervención tiene fundamento, porque echa por la borda años de trabajo, años de consenso, años de reclamo de las mujeres que en las contiendas electorales incluso ven amenazada su vida por competir por un espacio al que tienen derecho.

 

Y al que poco a poco hemos asegurado en el marco federal, en el marco constitucional y que también se ha configurado en estados, en el marco jurídico de varios estados.

 

Pero enfrentar al machismo, enfrentar lo más crudo del machismo que busca desde todos los espacios seguir impidiendo que las mujeres ocupen, como es su derecho, los espacios de poder nos parece verdaderamente inadmisible que sea precisamente una mujer la que esté haciéndole ese trabajo sucio al machismo.

 

Y nos parece inadmisible y necesitamos que el PRI saque la cara; el PRI en la Cámara de Diputados saque la cara y nos explique por qué detuvo, por qué no impulsó que esta minuta que nosotras enviamos se aprobara en tiempo y forma para que efectivamente tenga posibilidades de impactar, como tiene que ser, como bebió ser, como era nuestra aspiración, como era la exigencia que las organizaciones a nivel local nos están pidiendo, como las víctimas de violencia política nos han estado pidiendo en los ámbitos locales y que hoy no va s ser posible porque simplemente no vamos a cumplir, insisto, en tiempo y forma.

 

A mí me preocupa mucho, y con eso termino, que una comisión también presidida por el PRI aprueba, la que lleva la conducción en la Cámara de Diputados, y otra comisión también presidida por el PRI simplemente hace el vacío argumentando no sé qué cosas.

 

Insisto, tirando por la borda un trabajo de años, que mujeres desde distintos espacios, distintas instancias político-partidistas hemos estado impulsando unidas, poniendo por encima nuestras diferencias partidistas como un asunto menor, intrascendental, porque lo que prevalecía era poner de manera relevante –por encima de esas diferencias- poner los intereses que nosotras estamos representando como políticas en el Congreso de la Unión.

 

De tal manera que en el próximo periodo extraordinario, esta materia la tiene que inscribir la Cámara de Diputados, primero.

 

Segundo, pedirle al Partido Revolucionario Institucional que si bien tiene compromiso con este proceso que hemos impulsado donde hay figuras relevantes del priismo en el Senado, entonces también haga las gestiones correctas para que haya una interpretación respecto del Artículo 105 de la Constitución donde se establece que el proceso arranca el 2 de septiembre, pero en los asuntos -como ya señalan dos importantes tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto a la certeza jurídica cuando hay reformas que tendrían que estarse tomando en cuenta después del inicio del proceso hacia la elecciones- esta materia, esta materia que tiene que ver con los derechos políticos, los derechos ciudadanos de las mujeres que contienden por un espacio de poder y decisión puedan impactar para que sean tomadas en consideración.

 

Ya que –y esa es parte de la argumentación que estamos dando- el inicio del periodo electoral pues inicia con otro tipo de acciones que tienen que ver con el padrón, que tienen que ver con la organización, con cómo tienen que funcionar los distritos, las entidades en el marco de los OPLES, etcétera, etcétera, pero que si bien la materia que nos ocupa tendría que tomarse en cuenta cuando, sobre todo cuando los partido político empiecen a tener las contiendas internas para elegir los cargos de poder.

 

Obviamente esto nos podría llevar a que estas reformas pudieran ser tomadas en consideración, siempre y cuando efectivamente pudiéramos impulsarlas en periodo extraordinario.

 

E insisto, haya una gestión donde el PRI se comprometa a lograr que haya una interpretación de qué significa el inicio, cómo se inicia y cómo sería de trascendencia o no como ya, insisto, se ha estado dirimiendo por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en cuanto a la materia que dé certeza jurídica electoral en el proceso.

 

Entonces el punto de acuerdo que estamos inscribiendo va a en ese sentido.

 

Primero, que haya inscripción en el periodo extraordinario para que se concluya el proceso legislativo en la Cámara de Diputados y la Comisión de Igualdad de la Cámara de Diputados dictamine, como ya lo hizo la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, la minuta que les enviamos.

 

Y segundo, se hagan las gestiones para lograr que en el proceso se puedan tomar consideraciones cuando se publique en el Diario Oficial de la Federación y se tenga la posibilidad de resguardar, de proteger de manera debida los derechos políticos ciudadanos de las mujeres que van a contender en las próximas elecciones.

 

0-0-0