México en un momento de peligro para el derecho al trabajo: Sen. Dolores Padierna


  • El Día del Trabajo no es sólo una celebración; se trata también del momento de hacer un inminente balance, de señalar los pendientes, los retrocesos y las amenazas que impiden hoy el total cumplimiento de los derechos laborales.
En el marco del Día del Trabajo, la coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado, Dolores Padierna Luna advirtió que nos encontramos actualmente en un momento de peligro para el derecho al trabajo y los derechos laborales.
“El gobierno de Enrique Peña Nieto no sólo ha afectado profundamente la economía de millones de familias mexicanas por acometidas como los últimos gasolinazos, sino que ha dejado en una grave situación de desprotección a las y los trabajadores. El embate inaugural de esta administración fue la Reforma Laboral de 2012, caracterizada por la validación de nuevas modalidades de contratación, de contratos por hora con salarios precarios y de límites en los juicios laborales que favorecen a los patrones y desamparan a los trabajadores. Esta serie de modificaciones no hizo más que acrecentar la tremenda brecha de desigualdad social que hoy por hoy azota al país”, afirmó.
Padierna Luna refirió que el Día del Trabajo es una jornada dedicada a recordar todas las luchas que los trabajadores del mundo han librado en defensa de los derechos laborales. Cada uno de los beneficios derivados del trabajo que hoy percibimos es el resultado del esfuerzo de grupos de gente valiente que, a lo largo de la historia, alzaron la voz para defender lo justo. “Pero el Día del Trabajo no es sólo una celebración; se trata también del momento de hacer un inminente balance, de señalar los pendientes, los retrocesos y las amenazas que impiden hoy el total cumplimiento de los derechos laborales”.
“La Reforma Laboral de 2012 fue un atentado contra el salario, los sindicatos y el derecho de huelga. Aunque la obligación del Estado es modificar y crear leyes siempre de manera progresista, la realidad es que en este caso se evadió la observación de numerosos tratados internacionales que protegen los derechos humanos. Al establecerse el pago por hora e instaurarse los contratos de prueba, mismos que facilitan la elusión de cualquier responsabilidad que un empleador pudiera tener al final de una relación laboral, se flexibilizó el trabajo sin prever el alza del salario ni la modificación de la forma en que éste se establece. Por otro lado, gracias a la figura de subcontratación, prevista por la reforma, los sindicatos perdieron parte de sus atribuciones al no verse obligados los empleadores a firmar contratos de trabajo colectivo que aseguren la protección de las y los trabajadores”, subrayó.
La coordinadora parlamentaria advirtió que el panorama para las mujeres luce aún más desalentador; “casi el 2% de nosotras vive en la pobreza extrema, mientras que el 3.7% no percibe ningún ingreso, aunque, claro, esto no signifique que no realice trabajo alguno. Estas cifras son mucho mayores a las equivalentes para los hombres. Por otro lado, al hablar de puestos más altos de trabajo, la brecha de género se acentúa. Las mujeres ocupamos muchos menos cargos directivos y gerenciales que los hombres, además de que hay muchas menos empleadoras que empleadores”.
A consideración de la senadora este Día del Trabajo debemos refrendar nuestro compromiso con los derechos laborales. “Los atentados que esta administración ha promovido deben ser revertidos. Debemos permanecer atentos y vigilantes para impedir que la precarización se siga profundizando. Hoy más que nunca tenemos que exigir condiciones dignas de trabajo y el respeto de los derechos de los trabajadores mexicanos”.
-0-0-0-