Fiscalía Anticorrupción


Padierna, Pedraza

El Sistema Nacional Anticorrupción ha nacido con una amplia expectativa social, y sujeto a un escrutinio público sin precedente, por ello, ahora que nos disponemos a seleccionar a la persona que será la titular de la Fiscalía que encabezará todo este andamiaje institucional recientemente creado, tenemos que esforzarnos por que el proceso de selección sea impecable, sin un viso de duda o de cuestionamiento, pues de lo contrario, lo único que haremos es restarle legitimidad a la persona titular que sea elegida por este Senado de la República.

Las organizaciones civiles y las y los especialistas que habían sido invitados para conformar un Grupo de Acompañamiento y de observancia a este proceso de selección han expresado públicamente que no están conformes con algunas de las decisiones, acuerdos y propuestas que se han tomado al seno de las Comisiones Unidas que participan en esta discusión, y han expresado su desinterés por seguir colaborando con este proceso.

En su lugar ha sido nombrado otro grupo de acompañamiento, que en nada abona a la exigencia de transparencia y legitimidad que fue reclamado por las organizaciones civiles y los especialistas que decidieron retirarse, este nuevo grupo, ahora nos presenta una recomendación de terna de cuatro personas todas ellas destacadas en sus carreras pero que sin embargo, no terminan por satisfacer las expectativas y los requisitos que se tienen que cumplir para ocupar un cargo de esta envergadura.

El perfil de la persona que encabece la Fiscalía lo hemos dicho y lo han señalado los especialistas en la materia, tiene que estar a prueba de cualquier interrogante, de cualquier cuestionamiento y sobre todo, de cualquier filiación o vinculación con grupos de poder o grupos ligados a los propios partidos políticos, pues ello, deslegitimaría su actuación y lo colocaría desde su nacimiento en una posición de debilidad.

Asumamos plenamente la responsabilidad de lo que representa un parlamento abierto, asumamos la transparencia de los acuerdos entre los partidos políticos, comprometámonos a elaborar un concentrado de evaluación y calificación de las y los candidatos que podamos hacer público y que avale nuestra decisión, evaluemos la experiencia, el trabajo y el compromiso de las personas que participan en este proceso.

En estos días se ha hecho alusión a la necesidad de fortalecer el esquema legal que hemos diseñado para la operación de este Sistema Nacional, se ha hecho alusión también a la necesidad de desahogar y adelgazar medidas burocráticas que nosotros mismos le impusimos a la Fiscalía hace 2 años para facilitar con ello su adecuada operación y el cumplimiento de sus metas.

Sin embargo, ahora pretendemos discutir estos perfiles sin hacer una autoevaluación sobre lo que hemos aprobado, sobre lo que las organizaciones y los especialistas han señalado como deficiencias o debilidades del Sistema Nacional e incluso sin analizar la relación de dependencia entre el Fiscal General y el Fiscal Anticorrupción, ambas figuras fundamentales en el nuevo esquema de procuración de justicia penal.

Antes de votar o elegir al Fiscal Anticorrupción, debemos de votar y aprobar la modificación articulo transitorio de la reforma Constitucional del 2014 que aseguraba el pase automático del actual Procurador General a Fiscal General, pero no sólo debemos de evitar el pase automático, debemos de asegurar también que las viejas prácticas que han deslegitimado a la actual PGR se sigan replicando en la nueva Fiscalía General.

Evitemos tomar decisiones de espaldas a la sociedad, evitemos seguir repitiendo esas prácticas que tanto hemos cuestionado y que en el discurso; nos hemos comprometido a combatir, re-dignifiquemos la labor de este Senado y atendamos las observaciones y modificaciones al Sistema Anticorrupción que han manifestado las organizaciones civiles, la academia y los especialistas en la materia.

Dotemos de más fuerza a esta Fiscalía Anticorrupción, eliminemos las estructuras que pueden convertirse en un control político, aseguremos que la persona que encabeza esta institución, cuente no sólo con un andamiaje legal sólido y fuerte, sino sobre todo, aseguremos que su nombramiento y su trabajo este respaldado por la legitimidad de este proceso transparente y abierto y por la confianza de la sociedad a la que precisamente deberá servir, aseguremos que la relación institucional con el Fiscal General y con otras áreas de la procuración de justicia sean verdaderamente independientes y autónomas.

 Ese es el gran reto que tenemos enfrente.

Sen. Dolores Padierna Luna

Coordinadora del Grupo Parlamentario PRD