Que la Secretaría de Energía construya una reserva estratégica de petrolíferos equivalente a 90 días, plantea Mario Delgado


Delgado

Intervención en tribuna del senador Mario Delgado Carrillo, integrante del Grupo Parlamentario del PRD, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que adiciona el artículo 80 bis a la Ley de Hidrocarburos para constituir la reserva estratégica nacional de gasolinas, diésel y otros petrolíferos.

 

Mario Delgado Carrillo (MDC): Buenos días compañeros, compañeras.

 

En la Reforma Energética, nunca se consideró el criterio de la seguridad energética; el criterio que movió siempre y definición toda la Reforma Energética fue la de entregar el patrimonio, la riqueza de nuestro país a los extranjeros y meter el criterio de que lo más conveniente para México era sacar lo más rápido posible el petróleo para que alimentara las arcas de la Secretaría de Hacienda.

 

Una visión de muy corto plazo y que en menos de tres años ya está demostrando su gran insuficiencia y el error estratégico que se ha cometido desde el punto de vista de seguridad nacional.

 

El hecho de haber abandonado las refinerías después de la Reforma Energética ha hecho que la producción nacional de gasolinas haya caído a niveles mínimos históricos.

 

Al mismo tiempo se ha liberado la importación de gasolina a particulares. Los permisos de importación que existen actualmente emitidos por la Secretaría de Energía equivalen a cuatro veces la demanda interna de México el año pasado.

 

El día de ayer, nos enteramos el desorden que tenemos en el proceso de liberalización del mercado de las gasolinas, se comete un nuevo error por esta necedad del Gobierno de creer que puede establecer un mercado competitivo de gasolinas en nuestro país a partir de un decreto.

 

La historia del gasolinazo es muy clara, la liberalización del mercado de las gasolinas se adelantó de manera sorpresiva en la Ley de Ingresos para evitar el dictamen de la Comisión Federal de Competencia Económica donde claramente iba a dictaminar que no había condiciones de competencia porque no hay condiciones de competencia en México para que esto pudiera suceder.

 

El gasolinazo se debió entonces a que el Gobierno ha decidido que en nuestro país tengamos un mercado caro de gasolinas, para que las grandes empresas trasnacionales nos hagan el favor de venir a invertir a México en almacenamiento, en ductos, en terminales marítimas, para que puedan hacerse sistemas redundantes y entonces sí podamos tener competencia en el mercado de las gasolinas.

 

La decisión de fondo que tomó el Gobierno en diciembre pasado fue o la de apoyar a los mexicanos manteniendo el precio de los combustibles o favorecer a las grandes trasnacionales para aumentarles su tasa de rendimiento y que vinieran a hace este mercado competitivo de gasolinas con el que este Gobierno sueña.

 

El día de ayer nos enteramos de que el proceso de adjudicación de temporada abierta que no es otra cosa más que poner las instalaciones de Pemex, las instalaciones que ha construido a lo largo de toda su historia con el patrimonio nacional, ponerlas a disposición de los privados para que sean utilizadas.

 

Fue un fiasco, fracasaron, se equivocaron, tuvieron que cancelar este proceso de adjudicación en un capítulo más vergonzoso de esta liberalización que no va a ningún lado.

 

En total, 22 empresas participaban. Algunas de las grandes que tienen ya y acumulan los permisos de importación como Trafigura, British Petroleum, Shell y Chevron, entre otras.

 

Esta temporada abierta ponía a disposición nueve terminales de almacenamiento, cuatro ductos de los sistemas que suministran gasolina y diésel a mil 75 gasolineras de los estados de Baja California y Sonora.

 

Tuvieron que cancelarla por errores que cometieron la CRE y Pemex. La verdad es que no van a poder subsanar estos errores porque no se va a poder construir por decreto un mercado competido de gasolinas en nuestro país.

 

Tiene que recalendarizarse, tiene que posponerse este proceso de liberalización y debemos terminar con la farsa que mantiene el Gobierno de que los precios se mueven conforme al libre mercado, porque lo que está haciendo Hacienda es manipular la fórmula durante tres ocasiones, tres veces ha manipulado la fórmula para mantener los precios altos y seguir llenando las arcas del Gobierno con los impuestos a la gasolina y darles a los privados una tasa de retorno adicional

 

¿Qué proponemos el día de hoy? Como no se pensó en la seguridad energética, nuestro país tiene menos de tres días de reserva de petrolíferos, estamos brutalmente expuestos a que los Estados Unidos cambien su política y de un día para otro paralicen a nuestro país. No tenemos reservas estratégicas, nuestra seguridad nacional está completamente al garete por esta política entreguista donde ahora dependemos más del 70 por ciento de las gasolinas que importamos de los Estados Unidos.

 

La propuesta de iniciativa que hacemos hoy es adicionar el artículo 80 bis a la Ley de Hidrocarburos para que la Secretaría de Energía sea la responsable de construir la reserva estratégica de petrolíferos equivalente a 90 días de volumen de las importaciones del año inmediato anterior.

 

Se establece que esta meta se lograría de manera gradual al 2020; el primer año en el 2018, 30 días; en el 2019, 60 días; y los 90 días para el 2020.

 

Se trata de una política de seguridad nacional y energética, la práctica internacional demuestra la pertinencia de que los países que importan gran parte de sus energéticos, como es el caso ya de México, deben establecer medidas para garantizar su abasto en situaciones de emergencia o cualquier otra que ponga en peligro el suministro de los energéticos.

 

La Agencia Internacional de Energía impone la obligación a los países que sean importadores netos de petróleo y sus derivados, la obligación de mantener inventarios totales equivalentes a 90 días del promedio de sus importaciones netas en el último año.

 

Lo hacen países como Japón, como los Estados Unidos, que tienen reservas estratégicas a cargo del Estado en términos de inventarios de gasolina, diésel y turbosina.

 

En días de venta, México sólo cuenta, ya lo decíamos, con menos de tres días; Italia, Reino Unido, cuentan con cerca de 40 días; Francia, 34 días; y Estados Unidos, más de 30 días.

 

Actualmente, la Secretaría de Energía implementa un proceso de consulta pública para establecer la política pública en materia de almacenamiento, pero lo está haciendo solamente con los privados.

 

Esta política debe contemplar también inventarios comerciales desde el punto de vista del sector público y también el privado.

 

La práctica internacional incluye al sector privado y al sector público para constituir reservas suficientes para afrontar situaciones que pongan en riesgo el suministro de los energéticos.

 

Entonces, pensar un poco en la seguridad energética de nuestro país, garantizar por ley reservas mínimas, para quedar menos expuestos a cambios de política en el exterior, dado que esta Reforma Energética nos hizo altamente dependientes de las importaciones de gasolina de los Estados Unidos.

 

Pensemos en la seguridad energética de nuestro país, construyamos una capacidad de reserva estratégica que nos garantice finalmente la soberanía nacional.

 

Muchas gracias.

 

0-0-0