Propone Benjamín Robles reformas desde el ámbito federal para regular endeudamientos estatales


Intervención en tribuna del Senador Benjamín Robles Montoya, del Grupo Parlamentario del PRD, para hablar sobre el Punto de Acuerdo que exhorta a las legislaturas de los estados, a los gobernadores y a los partidos políticos a impulsar las medidas que permitan un manejo responsable y transparente de la deuda pública local.

Benjamín Robles Montoya (BRM). Con su permiso señor Presidente, integrantes de la Mesa Directiva, compañeras y compañeros Senadores.

Efectivamente el tema que vino a exponer ante el Pleno, nuestra compañera senadora Laura Angélica Rojas es un tema muy importante, hay un caos, porque pareciera que autoridades municipales, estatales, federales creen que se les dio un cheque en blanco y que pueden hacer y deshacer a su gusto, asumiendo su función.

Sí, sí estamos de acuerdo en el sentido que propone aquí la senadora Rojas, respecto a que si queremos que el federalismo funcione las entidades federativas no pueden esperar sólo beneficios sin comprometerse y obligarse por ley a mantener un manejo correcto de las finanzas, así como de la administración pública en que son competentes.

Por supuesto que antes de pensar en la problemática de esta solución, de pensar que esta problemática debe encontrar solución o una viabilidad primaria en una acción del gobierno federal absorbiendo la deuda de los estados, habría que pensar mucho antes en otros aspectos, como el mismo deslinde de responsabilidades.

Y es que la discusión, si bien exige una franca y clara postura por parte de los gobiernos locales, donde el compromiso a manejarse con responsabilidad en la conducción de sus deudas sea patentizado a través de medidas diseñadas para ese efecto, legislando para controlar la capacidad de deuda desde sus congresos, la verdadera solución, la verdadera solución a la ruta del endeudamiento estatal y municipal no puede ser entendida sin la urgente necesidad de que también a nivel federal se instauren candados y mecanismos de transparencia.

Es decir, compañeras y compañeros senadores, no nos engañemos, de ninguna manera significa un agravio al federalismo, y mucho menos un ataque a la autonomía de los estados el que se revise cómo podemos poner candado a esos endeudamientos.

Es más, esto que es ya un problema nacional y así debe ser atacado, obliga a este pleno a asumir también parte de la responsabilidad en la toma de decisiones.

Porque de no optar por una solución que incluya, no solamente al ámbito local sino también al federal, corremos el riesgo de que por manejos irresponsables de las deudas locales, tengamos que sacrificar el desarrollo regional con acciones urgentes de rescate.

No coincidimos, lo debo decir con respeto, con que la solución debe venir únicamente desde el ámbito de los estados, porque ellos han ocasionado el problema, claro que las entidades federativas tienen que obligarse, en la medida de sus competencias, a legislar para controlar mediante candados la deuda pública que se contrae; más, lo subrayo, hay que reconocer que la existencia de contrapesos federales resulta indispensable.

Y repito, esta solución de ninguna manera significa un retroceso en materia de federalismo, al contrario, lo fortalece.

Estamos de acuerdo, entonces, con la aprobación del punto de acuerdo, por supuesto. Sin embargo, sentimos que estos exhortos deben venir forzosamente, aparejados de acciones más concretas, de iniciativas que busquen modificar los actuales esquemas de endeudamiento.

Un ejemplo de lo anterior sería la Iniciativa que un servidor, en nombre del Grupo Parlamentario, puso a consideración de esta Soberanía el pasado día 11 de septiembre. La iniciativa que en ese momento presentamos propone reformar el Artículo 2 y el Artículo 9 de la Ley de Coordinación Fiscal para establecer candados a los endeudamientos.

Con dichas adecuaciones se estaría logrando por ejemplo: Incrementar el Fondo General de Participaciones del 20 al 22 por ciento de la Recaudación Federal Participable y de esta manera se inyectarán de mayores recursos a los estados y debería bajarse la necesidad de endeudamientos.

También propusimos establecer el candado de que la suma general de todos los empréstitos que una entidad federativa pueda generar se garantice con recursos y que se deban garantizar con recursos del Fondo General de Participaciones, nunca sea superior al 50 por ciento de lo que haya recibido por el Fondo en el ejercicio fiscal inmediato anterior. De esta manera también se disminuye el riesgo de comprometer la viabilidad financiera de un estado.

Y también propusimos establecer el candado de que la suma general de todos los empréstitos que una entidad federativa garantice con recursos propios no deba ser superior al 75 por ciento de lo recaudado en dichos ingresos en el ejercicio fiscal inmediato anterior.

De esta forma, la propuesta que hemos presentado busca disminuir el impulso de crear más impuestos locales que perjudiquen a los contribuyentes y al igual que el punto anterior, buscan disminuir el riesgo de comprometer la viabilidad de las entidades.

Pero también propusimos establecer el candado de que sólo se permita que una entidad federativa contrate empréstitos con la Banca Comercial o recurra a instrumentos de bursatilización de deuda, cuando la Banca de Desarrollo no esté en condiciones de cubrir el monto del empréstito solicitado.

Estos y otros puntos más, seguramente se estarán discutiendo muy pronto en las comisiones, pero sí lo señalamos, la solución de fondo pasa precisamente por el establecimiento de una serie de reformas desde el ámbito federal, que regulen de forma adecuada lo que hoy está suelto y de no actuar a la brevedad, existe la posibilidad de vernos inmersos en serios predicamentos de viabilidad financiera en las entidades federativas, deslindes de responsabilidades, poner los candados para que no puedan endeudarse nuestras entidades y sí pensar en muchos municipios y entidades que seguramente requerirían de un apoyo adicional de la federación.

Es cuanto, senador Presidente.