Ayotzinapa somos todos


Mendoza

POSICIONAMIENTO ANTE EL ANIVERSARIO DE LA DESAPARICIÓN FORZADA Y LAS EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES COMETIDAS CONTRA LOS ESTUDIANTES DE LA ESCUELA NORMAL RURAL ISIDRO BURGOS DE AYOTZINAPA LA NOCHE Y MADRUGADA DEL 26 Y 27 DE SEPTIEMBRE DE 2014 EN EL MUNICIPIO DE IGUALA, ESTADO DE GUERRERO.

 

El próximo sábado se cumple un año de la desaparición forzada de los estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa durante la noche y madrugada del 26/27 de septiembre; así como la ejecución extrajudicial de seis personas -tres de ellos normalistas- todo ello a manos de la policía municipal, de las Fuerzas Federales y del Ejercito Mexicano tanto en Iguala como en Cocula, quienes perpetraron estas violaciones atroces a derechos humanos en complicidad con un grupo delincuencial de alto impacto que opera aún en los estados de Guerrero y Morelos, los “Guerreros Unidos”.

 

Desde hace 365 días, pero sobre todo a partir del 6 de septiembre de este año, cuando tuvimos conocimiento del Informe Ayotzinapa. Investigación y primeras conclusiones de las desapariciones y homicidios de los normalistas de Ayotzinapa, muchas palabras se han dicho, muchas páginas se han escrito, miles de voces se han manifestado.

 

Y el tema importa, y mucho, para la gobernabilidad democrática y la reconstrucción de un país sin violencia en el que se respete la vida, la integridad física y las libertades de las y los mexicanos. Pero, sobre todo importa para los familiares, para las víctimas, porque cuando un ser querido hace falta en la mesa de su casa, nos hacen falta a todos y a todas.

 

A mí me interesa hacer un reconocimiento a las familias de las víctimas que durante casi un año han mantenido la fuerza que, desde el profundo dolor de no saber dónde están sus hijos, sus hermanos, no han detenido su exigencia de saber la verdad con la máxima certeza jurídica y científica, así como demandar que se conozca la verdad sobre por qué, cómo, y exactamente qué sucedió esa trágica noche en la que su vida fue completamente transformada para convertirse en un permanente infierno de incertidumbre y tortura, porque no saber dónde está una persona a la que amamos es uno de los más grandes sufrimientos que cualquier ser humano puede experimentar.

 

Un reconocimiento para las familias de los 46 jóvenes normalistas desaparecidos y asesinados y a las familias de las otras tres víctimas que fueron asesinadas.  Reconocer su entereza como un mensaje del compromiso de las y los senadores para atender la propuesta estructural de la lucha que han emprendido junto con otros cientos de colectivos de familiares de personas desaparecidas para crear un sistema nacional de búsqueda de personas desaparecidas que tendrá como uno, y sólo uno más, de sus componentes la legislación general sobre la desaparición forzada de personas y la cometida por particulares que será emitida por este Congreso.

 

Estamos a un día de que 43 familias tengan ya un año de que cada amanecer sea exactamente igual de triste y doloroso como el primer día que dejaron de saber en dónde están sus hijos. No hay descanso para tanto dolor, y por ello, la exigencia de verdad y justicia se renueva cada mañana y nosotros debemos abrir nuestras mentes y sobre todo nuestros corazones para construir propuestas legislativas y parlamentarias que los representen e incluyan.

 

Es importante escuchar a los familiares y a las organizaciones que los acompañan, aprenderles y consultarles sobre cuáles son las propuestas que se corresponden con sus necesidades en la investigación, en la búsqueda de sus seres queridos y en la atención y reparación integral que les es vital para continuar su lucha por la verdad y la justicia, porque parafraseando lo que ellos dicen:

 

 

… que los acuerdos del Congreso de la Unión sean

desde las víctimas, con las víctimas y para las víctimas.

 

Ayotzinapa Somos Todos.

Ayotzinapa, Verdad y Justicia.

 

 

Ciudad de México, a 25 de Septiembre de 2015.