Necesario adoptar medidas para evitar que la enfermedad del Chikungunya alcance proporciones epidémicas: Zoé Robledo


Zoé Robledo

Intervención en tribuna del Senador Zoé Robledo, del Grupo Parlamentario del PRD, para referirse al dictamen sobre la enfermedad del “Chikungunya”.

 

Zoé Robledo A., (ZRA): Muchas gracias, Senador Presidente. Compañeras y compañeros.

 

El pasado 25 de noviembre de 2014, presenté un punto de Acuerdo que exhorta a la Secretaría de Salud a que rinda un informe a esta Asamblea, sobre las medidas que han implementado para prevenir y también, obviamente, para combatir el brote de fiebre “Chikungunya”, también conocida como virus del dolor, que como ustedes saben es una enfermedad del norte de África que llegó a México en 2013, justamente por la frontera sur de nuestro país.

 

Desde el 20 de junio del año pasado, el Instituto Nacional de Salud Pública alertó a las autoridades de Chiapas para intensificar las acciones contra el vector del dengue, conocido como “Chikungunya”, dado que se estimaba que la fiebre entraría por el sureste del país, dada la porosidad de nuestra frontera y el incesable flujo migratorio y movilidad de personas que ahí se da.

 

Las medias, por lo tanto, debieron de haberse implementado de manera urgente y deben de continuar implementándose tanto por la Secretaría de Salud y de los estados, en el ámbito de sus respectivas competencias, toda vez que se trata de una situación de emergencia nacional, y lo es porque, según la propia Organización Mundial de la Salud, los síntomas de esta enfermedad son verdaderamente terribles, no por nada se le conoce como la enfermedad y el virus del dolor.

 

Ya algunos casos y signos clínicos de esta enfermedad habían sido detectados, pero se confundían de manera recurrente con el dengue; dada esta situación, es que desde ese momento el punto de Acuerdo lo que planteaba era que se hiciera una gran campaña no para esconder la posibilidad de presencia de “Chikungunya”, al contrario, para aclarar cuáles eran los síntomas, cómo distinguirlo del dengue y, sobre todo, cómo evitarlo y cómo combatirlo.

 

El primer caso del “Chikungunya” se dio en el país el 25 de junio de 2014, en Chiapas. El año pasado, se habían detectado 14 casos; hoy ya van en cerca de 229.

 

Entonces, todos estos llamados que habíamos hecho anteriormente, pues fueron simplemente ignorados.

 

Y por eso es que decidí, el día de hoy, hacer uso de la palabra, compañeras y compañeros, porque en los temas que tienen que ver con salud, no puede seguir la lógica y los tiempos legislativos a los cuales nosotros estamos acostumbrados.

 

Ya en otros temas nos ha pasado que advertencias, que solicitudes de exhortos de esta naturaleza, hubieran sido útiles para prevenir muertes, para prevenir enfermedades, para prevenir catástrofes naturales, para prevenir desastres en instalaciones públicas.

 

Hoy estamos otra vez ante la misma situación, si hubiéramos aprobado este exhorto, si la Comisión de Salud, las comisiones dictaminadoras, la propia Mesa Directiva y todos los grupos parlamentarios hubiéramos detenido nuestra vorágine política a detenernos a ver un caso que se pudo haber evitado en el momento en el que la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Mexicano de Salud lo estaban previniendo, pues quizás las autoridades hubieran podido hacer algo.

 

No fue así, pero lo que sí sigue siendo necesario es adoptar medidas para evitar que esta enfermedad alcance proporciones epidémicas. Yo no soy doctor, no lo digo yo, lo dice la Organización Mundial de la Salud, ha habido epidemias de “Chikungunya” en otras partes del mundo, particularmente en África, el tema puede salirse de las manos, toda vez que las únicas noticias o las más recientes del sector salud, muchas veces tienen que ver con casos de corrupción, con licitación de ventas de medicinas mal hechas y con la insistente necedad de querer decir que en nuestro país no existen enfermedades que, los invito a darse un recorrido por el estado de Chiapas para escuchar testimonios de gente que dicen que hay un dengue que está haciendo inmune a las medicinas tradicionales, y que tiene, además, síntomas muchísimo más graves.

 

Por eso, ante la gravedad de estas circunstancias y en nombre de las víctimas de esta enfermedad, es que hoy vengo a solicitarles, desde esta tribuna, de manera muy tardía, su apoyo para aprobar el presente dictamen.

 

Ya no dejemos que pase más tiempo, compañeras y compañeros, muchas gracias.

0-0-0