Innegable, el derecho de personas indígenas a encabezar la CDI: Benjamín Robles


Benjamín Robles

Las comunidades  y pueblos indígenas tienen el derecho irrefutable de encabezar y participar en las instituciones de gobierno encargadas de elaborar y ejecutar las políticas públicas destinadas ese sector de la población, sostuvo el senador del PRD, Benjamín Robles Montoya.

 

Por ello, el legislador por Oaxaca presentó una propuesta para modificar el artículo 10 de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas a fin de integrar un nuevo requisito para quienes quieran encabezar dicho organismo.

 

La iniciativa presentada ante el pleno de la Comisión Permanente plantea que el titular de la CDI, además de tener un vasto conocimiento y amplia experiencia en la materia, debe ser de origen indígena.

 

“¿Quién mejor que ellos para formar alianzas entre sí que les permitan salir del rezago histórico en el que se encuentran?, ¿quién mejor de ellos, que saben lo que han padecido para generar y para ejecutar políticas públicas que los  impulsen precisamente al desarrollo respetando y salvaguardando sus lenguas, sus canciones, su cosmovisión?”, apuntó el senador.

 

Benjamín Robles subrayó que los titulares de las instituciones públicas deben cumplir con los requisitos planteados en la Constitución y algunos señalados en temas muy particulares como estar en pleno goce y ejercicio de los derechos civiles y políticos y no haber sido condenado por delito que merezca pena corporal.

 

Además, apuntó que si bien el Presidente de la República tiene la facultad de nombrar libremente a los integrantes de su gabinete y colaboradores cercanos, “también tiene la responsabilidad de colocar en esos puestos, en esos espacios a las mujeres y los hombres que posean los mejores perfiles”.

 

“En este sentido, si este gobierno continua avanzando sin mirar, sin escuchar y sin tomar en cuenta a las y los mexicanos pertenecientes a las minorías y a los grupos vulnerables, seguirá caminando sin rumbo, sin un crecimiento sostenible y sin afianzar un sistema democrático que promueva la participación y sobre todo, que sea incluyente”, concluyó.

 

La iniciativa se turnó a la Comisión de Asuntos Indígenas de la Cámara de Senadores para su análisis y dictaminación.