La izquierda va a llegar a este proceso electoral en condiciones muy distintas a las que alcanzó en el 2012: Alejandro Encinas


Alejandro Encinas

Entrevista realizada al Senador Alejandro Encinas Rodríguez, del Grupo Parlamentario del PRD, al término del Panel: “La agenda para el desarrollo post 2015 y financiamiento para el desarrollo”.

 

Pregunta (P). Sobre su anunciada salida del partido, qué ha platicado con…

 

Alejandro Encinas Rodríguez (AER). Bueno, he estado platicando con muchos compañeros en todo el país, gente con la que he colaborado, con la que he trabajado durante muchos años, hay distintas posiciones, compañeros que quieren quedarse, compañeros que quieren emigrar a otro partido, hay muchos que cuyo desencanto los ha llevado a prácticamente retirarse de la militancia partidaria.

 

Entonces la reflexión que estamos haciendo no se trata de ver si se va uno a un partido o a otro, si renuncia o no; estamos haciendo una reflexión mucho más profunda respecto a la izquierda, al sistema de partidos, a la profunda crisis en que se encuentra el Estado y las instituciones, entre éstas los partidos políticos y el proceso de descomposición que se está viviendo a nivel nacional.

 

Y en función de eso haremos nuestros anuncios y cada quien tomará su decisión, no hay nada más individual, nada más personal que la decisión de militar  o  no en un partido político; de modo tal que cada quien tomará su propia decisión y hemos fijado como fecha el 22 de enero, el 22 de este mes cuando daremos a conocer el resultado de todas estas reuniones, aprovechando la presentación de mi segundo informe legislativo.

 

  1.  En ese sentido, ya habías comentado tu desencanto de la propia dirigencia del partido, pero ¿te mantendrías dentro del grupo ante una eventual salida del partido?

 

  1.  Bueno, en el grupo parlamentario tenemos un acuerdo de naturaleza distinta, ahí tenemos un acuerdo desde hace mucho tiempo de mantener nuestra cohesión, tenemos una agenda política y legislativa consensada, hay compañeros de Morena incorporados dentro del mismo grupo, por ejemplo el caso de Rabindranath Salazar o el caso de Adán Augusto; pero ya veremos que platearemos nosotros el día 22.

 

  1.  El senador Delgado dijo que desde hace dos años mantenía diferencias ya con el partido ¿no les llamó la atención que dos años después… no será Marcelo Ebrard la mano que mece la cuna?

 

AER. Yo en lo personal creo que no.

 

Yo creo que esa es una decisión estrictamente personal de Mario Delgado, yo he platicado con Marcelo y tiene una posición distinta, por decirlo de alguna forma, que él tendrá que platearla, darla a conocer.

 

Pero yo creo que es una decisión estrictamente personal la que adoptó el senador Mario Delgado. No hay que hacer mayores especulaciones.

 

P. ¿Y ahora no son votos muchos menos el 7 de julio?

 

AER. Pues, yo lo que he señalado es que la izquierda va a llegar a este proceso electoral en condiciones muy distintas a las que alcanzó en el 2012, particularmente por tres fenómenos: el primero, su fragmentación, la división dentro del PRD y la creación de Morena como partido político va a llevar a que se compita por el mismo sector del electorado entre cuatro partidos, porque difícilmente se ve que puede existir alguna coalición tanto por el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano; como también por ley Morena tiene que participar solo.

 

El segundo lugar, por el descrédito de la política en general. Es evidente que el proceso electoral puede tener un altísimo nivel de abstencionismo y voto de castigo y este abstencionismo o el voto de castigo, aún participando que puede andar llegando por lo menos el 60 por ciento de abstención, va a implicar una recomposición política del país donde lamentablemente de nueva cuenta los aparatos corporativos clientelares de los partidos, el uso de recursos públicos y el dinero definirán el resultado electoral.

 

Pero a ese descrédito de los partidos que se encuentra en su peor momento de los partidos, de las instituciones públicas del Estado mexicano, pues, se suma también los errores y el descrédito cometidos por el propio PRD, desde la suscripción del Pacto por México, que no solamente dividió al PRD sino que también  le demérito su carácter opositor, dejó de aparecer ante un vasto sector de la sociedad simpatizante de la izquierda como un partido opositor para aparecer como un partido colaboracionista, y al mismo tiempo los hechos de Iguala demuestran que el proceso de descomposición de las instituciones y los partidos ha alcanzado también al PRD.

 

Y esto, sin lugar a dudas tendrá un costo político electoral para todos pero específicamente creo que, y de manera lamentable esta fragmentación y división de la izquierda va a implicar la pérdida de posiciones políticas importantes, pero también espero que abra un espacio de reflexión para replantear las cosas y tiene que ir más allá de la lucha electoral o de la militancia partidaria.

 

Yo creo que la recomposición de la izquierda tiene que ir a hacer su replanteamiento en la relación con la sociedad, con las causas populares, recuperar su unidad pero también, recuperar identidad política porque si no lo hace, de ninguna manera recuperará toda la credibilidad perdida.

 

P: Oiga senador, pareciera que cuando ven que se está hundiendo el barco empiezan a huir y lo dejan (inaudible).

 

AER: Mira, ahí hay quien hizo boquetes al barco para que se hundiera, esos son los responsables, pero yo no puedo hablar de ello no solamente porque soy fundador de este partido sino porque yo vengo de una izquierda que ganó su derecho a participar legal y electoralmente, yo vengo de esa izquierda que ganó su registro en el ’79 con el Partido Comunista Mexicano y que lamentable y paradójicamente, es el registro que hoy tiene un pequeño grupo de burócratas controlado dentro del PRD.

 

P: ¿Son “los chuchos” los que hicieron estos boquetes?

 

AER: Pues yo creo que no solamente es la corriente de Nueva Izquierda, es una coalición de corrientes porque quien tiene la mayoría en el partido, no es un grupo en sí mismo sino, es una coalición de grupos de interés que pues, lamentablemente han llevado a esta crisis al PRD.

 

P: ¿La recomposición de la izquierda pasa por la extinción del PRD?

 

AER: No necesariamente, yo creo que el PRD independientemente de toda esa situación pues subsistirá; el asunto no es si subsiste o no un partido político sino, cuál es el papel que cumple dentro del sistema de partidos y cuál es su peso político electoral para incidir en las tomas de decisiones de la orientación del país, y un partido con una votación de un dígito pues regresa a los tiempos de la marginalidad.

 

P: La fracción IDN reconoce que en estas elecciones se podría perder el bastión principal que es la Ciudad de México, sin embargo señala que si lo pierde con MORENA no es tan doloroso porque finalmente ganaría la izquierda ¿Usted pensaría lo mismo?

 

AER: Yo por supuesto, independientemente de cualquier decisión que yo adopte, seguiré apoyando al gobierno de la Ciudad de México, esto es un bastión que tenemos que defender y además, es un espacio político muy distinto al de otras entidades, entonces habrá que ver en particular esta atención el desarrollo  electoral en la Ciudad de México que, no es lo mismo que se presentara en estados como Michoacán, Guerrero, Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa, Durango, donde hay problemas reales para regresar la normalidad democrática en el proceso electoral.

 

Aquí se ha ido construyendo el apoyo y una base social a un proyecto político, no a un partido, que es distinto, aunque por supuesto, creo que en este proceso electoral ya pesarán de manera muy significativa las candidaturas, los perfiles de las y los candidatos van a ser determinantes para la definición electoral de la Ciudad de México y espero que no sea el reparto tribal de los subordinados o los incondicionales lo que defina los candidatos de los distintos partidos.

 

P: ¿Puede MORENA arrebatárselo?

 

AER: Yo creo que habrá una recomposición política en donde indudablemente pues, MORENA tiene un apoyo social muy significativo en varias delegaciones, las más numerosas de la ciudad.

 

P: Muchas gracias.