BRICS, una mirada mexicana


La senadora Luz María Beristáin Navarrete se encuentra en el XIX Foro de São Paulo, desarrollado por partidos políticos latinoamericanos de izquierda. Dicho foro fue fundado en 1990  por el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, agrupación de la cual emanan el ex presidente Ignacio Lula Da Silva y la actual presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

La senadora Beristáin se encuentra representando al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el seminario regional denominado BRICS y América Latina.

Durante el seminario se expuso la prospectiva económica del grupo BRICS , conformado por Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica. Este bloque comercial liderará el crecimiento económico del mundo en el año 2013 y específicamente China se posicionará en primer lugar mundial por encima de Estados Unidos en el índice de desarrollo económico.

Lo más destacable de este bloque comercial es el abierto desafío que han interpuesto al modelo económico neoliberal. Una de las propuestas más contundentes de dicho grupo es conformar un organismo financiero que competiría en características con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual serviría para financiar el desarrollo y para establecer un mecanismo de reservas que reforzaría la estabilidad financiera del bloque.

El proyecto de la Banca BRICS tendría un respaldo de 50 mil millones de dólares y representaría terminar con la hegemonía americana y europea en materia financiera con las tradicionales instituciones; el Banco Mundial y el FMI.

Durante su participación la senadora Beristáin celebró que los países latinoamericanos tengan en su mayoría gobiernos emanantes de partidos políticos de izquierda como es el caso de Brasil, Argentina, Uruguay, Perú, Bolivia y Venezuela.

De igual forma Beristáin destacó el papel de Brasil como ejemplo de desarrollo económico con una visión nacionalista y alejada del modelo económico neoliberal. Beristáin señaló que es importante analizar el caso de éxito de Brasil desde la perspectiva social, ya que las protestas multitudinarias en el país amazónico representan el papel activo que ejerce la sociedad brasileña como el motor de exigencia hacia el gobierno.

La legisladora mexicana expuso la urgencia de México por cambiar de régimen económico como lo han hecho las naciones latinoamericanas que han terminado con el imperialismo americano del siglo XXI basado en el modelo económico neoliberal.

Beristáin señaló textualmente que en México es fundamental que la sociedad ejerza el cambio que quiere ver en el país y para ello es necesario emanciparse de la ideología que actualmente rige el país.

La senadora durante su exposición tocó el tema energético que afronta México, donde expuso la urgencia para que la sociedad mexicana defienda la propiedad del Estado sobre los recursos petrolíferos y no se permita el nuevo embate que pretende el gobierno de derecha, con el objetivo de entregar este sector primordial de la soberanía nacional mexicana.

Como ejemplo; citó el caso del sector energético argentino donde el gobierno albiceleste llevo a cabo la nacionalización de YFP que era propiedad de la española REPSOL y ahora se transformó en una empresa paraestatal al igual que el caso mexicano de PEMEX.

La senadora enfatizó la responsabilidad que afrontan los partidos de izquierda en México, quienes desde la oposición tienen la difícil tarea de defender en conjunto con la sociedad mexicana, el legado histórico que representa PEMEX al haber sido expropiada en 1938 de manos extranjeras.

La senadora quintanarroense finalizó su participación enmarcando que la empresa de petróleos mexicanos es el ícono del nacionalismo y es conmemorada como la victoria más contundente de México en contra de los poderes imperialistas internacionales.

Es por ello que la izquierda mexicana enfrentará una de las batallas más duras en busca de defender el sector energético de los intereses de las millonarias compañías petroleras que buscan la sustentabilidad energética del extranjero y anteponen el desarrollo económico de México y su soberanía.